domingo, 28 de junio de 2015

Inglaterra 2015: aprendiendo nuevamente de los maestros.

Con la casa de fondo, la bordura principal conformada por arbustos, herbáceas perennes, bulbosas y anuales. 

Allí partí nuevamente, con un grupo de mujeres entusiastas, con ganas de aprender, de ver y de fotografiar los jardines ingleses que tanto tienen para enseñarnos. Nuestro primer destino fue Great Dixter, la propiedad que perteneció a Christopher Lloyd y que hoy está a cargo de Fergus Garret, uno de los mejores jardineros que he conocido en mi vida. Es él quien diseña los canteros, y organiza un equipo de jardineros y pasantes para lograr un jardín pleno de colores y desbordante de vida y de energía.
Desde otro ángulo, el mismo cantero, con el Phlomis fruticosa en primer plano, atrás unos Lychnis púrpuras y unas Watsonias con unas margaritas alpinas delante, algunas espuelas de caballero empezando a florecer, y los cardos grises recortados sobre el fondo oscuro de los Taxus baccata. Un Taxus áureo en forma columnar en el fondo, hace eco al amarillo de los Phlomis.
 El "Peacock garden" famoso por sus topiarios que enmarcan las esquinas de los canteros. En los mismos, anuales,herbáceas perennes y bulbosas formando diseños que se renuevan cada año.
Las sendas de pasto cortado invitan a recorrer las praderas y generan un lindo contraste entre lo "prolijo" y lo natural.  

Las praderas son hoy un tema recurrente en todo el mundo, ya sean completamente naturales o combinadas con especies cultivadas ornamentales. Uno de los objetivos es atraer más vida silvestre y mejorar los ecosistemas. En Great Dixter se están recuperando praderas antiquísimas y cada año mejoran las poblaciones de flores autóctonas como ser las orquídeas nativas. Según nos comentó Fergus, el corte de las mismas se hace cuando ya no vuela ni una sola mariposa (o sea ya todas las plantas han terminado de florecer y de semillar).
Las orquídeas nativas en primer plano.

Fergus acompañándonos en la recorrida.

En las paredes de piedra y ladrillo, crecen las valerianas (Centrathus ruber y C. alba) y los erigeron entre rosas que trepan y los semi cubren.





























Otro día fuimos a lo de Sarah Raven, increíbles los canteros de flores, la huerta, las rosas, todo bellísimo. 

Las amapolas bordó, casi negras, con las espigas de la Stipa gigantea de fondo. 
Alcauciles, lirios bulbosos y lechugas entre medio. Todo vale en el jardín de Sarah, donde su objetivo principal es llevar adentro de su casa flores y verduras, todos los días. Para eso cultiva especies que sean muy productivas y que den largas cosechas.

En lo de Sarah también hay praderas que conectan el jardín cuidado con el campo. Atraer insectos polinizadores (abejas, abejorros, mariposas) mejorará la producción de frutos.




























El equipo organizador: Angela Billoch, yo y Angela Copello.

Después de lo de Sarah, fuimos a Sissinghurst, el famoso jardín creado por Vita Sackville. Como verán aquí también las praderas forman parte de un sector del jardín, con sendas amplias para recorrerlo que aportan al diseño.
Desde lo alto de la torre se pueden ver las líneas que forman los senderos entre la pradera. 
Los muros ya sean de ladrillo, de piedra o de Taxus, con aberturas que conducen a los diferentes "cuartos" son también un tema recurrente en los jardines ingleses. 
Desde lo alto se pueden apreciar los diferentes sectores diseñados en el jardín y los ejes que los conectan. 
Una plantación de avellanos con helechos y bulbosas creciendo bajo sus copas. 
Es interesante ir descubriendo en el recorrido sectores sombríos y húmedos, sectores despojados y otros con plantaciones temáticas, como el jardín blanco, el jardín de rosas, la pradera o el jardín de colores cálidos. 

lunes, 8 de junio de 2015

apuntes de fin de otoño


La lechuga 'Salad Bowl' creció a una velocidad inusitada y junto con los brócolis ya forman parte del menu diario. Las hojas de los robles yacen en los caminos para cumplir su función de "mulch" y evitar el barro y el crecimiento de malezas.




























Y así va pasando el otoño, con temperaturas relativamente altas, que si bien generan situaciones a veces no tan convenientes (como ser plagas o enfermedades que no terminaba de irse!) , es cierto que también pueden aprovecharse de muy buena manera sembrando y disfrutando de los días templados en el jardín.

Ahí vienen los brócolis, a paso firme. La siembra temprana (en febrero/marzo) trae como resultado una cosecha más temprana también. 


El Pak Choi o Bok Choi, es una crucífera y al igual que el brócoli y los repollos conviene sembrarla a fin de verano. La ventaja de estos repollos chinos (como el Akusay también), es que son muy rápidos.  Cómo los comemos? En ensalada frescos, o salteados en el wok con otras verduras....deliciosos! 
Pero, además de comer seguimos sembrando sin parar. Mientras la temperatura lo permita, las hojas  (espinaca, rúcula, mostazas, lechugas), se van haciendo camino en la huerta. En este cajón que tenía  las berenjenas que levantamos,  sembramos a fin de mayo un mix bien surtido de diferentes hojas. Todo bien etiquetado con variedad y fecha de siembra. 
En el cajón de las aromáticas una tanda de perejiles (que ya estábamos extrañando en las milanesas!!). Los palitos con la tanza mantienen a los pájaros y a los gatos alejados. 

En los cajones grandes, las jaulas de alambre de gallinero son la mejor solución. Por ahora sin ningún cobertor especial, ya que la temperatura está ideal para la germinación y el sol ya no es fuerte. 

Gracias al calor en diez días está todo afuera! Aquí un mix de hojas que incluyen mostaza y rúcula. 

Nada más lindo que ver germinar un almácigo!!

La rúcula es muy rápida y fácil, no hay excusas para no tenerla. 

Las arvejas son nuestras protegidas...como todos los años la voy sembrando escalonadamente para poder tener siempre algunas frescas. 
Y aunque no tiene que ver con huerta, pero sí con la generosidad de la tierra, comparto este ramo que armé el sábado para una amiga, con algunas de las últimas rosas. 

sábado, 30 de mayo de 2015

Iochroma: qué linda que sos!

Racimo de flores
Hace dos años visité con unas amigas el vivero Mainumbí en 9 de Julio. Me sorprendió una planta con flores de un color increíble. Un tiempo después, mi amiga Chola (Vivero La Terraza), me regaló una. El primer año no floreció, pero este otoño está  a pleno. 
Aunque un poco desgarbada, vale la pena su presencia por sus flores increíbles. El ciprés calvo (Taxodium distichum) detrás le hace una buena compañía. 
Este género pertenece a la familia de las Solanáceas, no pude identificar si la especie es I. tubulosum o I. grandiflora, en cualquier caso son especies nativas de Ecuador y Colombia, por lo tanto son de clima más bien tropical. En el invierno se hiela, pero luego rebrota con fuerza.  

viernes, 22 de mayo de 2015

lentamente va llegando el otoño



A pesar de la temperatura que pareciera no aflojar, los árboles (gracias a la baja de temperatura nocturna) han comenzado a teñir sus hojas. Es increíble ver rincones del jardín que de repente se iluminan gracias a los follajes otoñales. Lo que antes parecía una masa verde homogénea, ahora empieza brillar de otra manera. Ese es el otoño, con su luz y sus colores que la hacen una estación tan maravillosa. 

Este año hubieron dos reinas indiscutidas; por un lado las Nicotiana sylvestris (no me canso de fotografiarlas!!) naciendo irreverentes en las grietas de los ladrillos. Las más viejas pronto finalizarán su ciclo, pero no importa, la nueva generación viene en camino. 

Además del follaje maravilloso, sus flores blancas parecen farolitos a la noche y a medida que oscurece van liberando un perfume suave y delicioso, transformando ese patio en un lugar mágico. 

La Salvia 'Anthony Parker', ahora con el liquidambar a su lado, con sus hojas doradas...están peleando el protagonismo? 
La otra gran aclamada fue la Salvia 'Van Houttei', pareciera que las zinnias se pusieron de acuerdo para florecer fucsias y hacerles perfecta compañía. 
A cualquier hora del día, el color de sus flores tiene algo para decir. 

Con los liquidambar de fondo encendidos (el primero, una incorporación del año pasado donde antes estaba el cantero; el segundo, del vecino), el panorama se pone más que interesante. 
Por ahora disfrutamos de los últimos días del cantero, ya que pronto vendrá el tiempo de poda y puesta a punto, y entonces el jardín volverá a desnudarse. 

lunes, 18 de mayo de 2015

La cosecha del día

Kale púrpura, lechuga salad bowl, tomtes y berenjenas: combo de otoño antes de las heladas.




























Aunque el verano terminó, para los habitantes de Buenos Aires y sus alrededores, la huerta tiene todavía mucho para dar. Hasta que no lleguen las heladas o que las plantas decaigan por alguna enfermedad o plaga, las cosechas continuarán. Colores y sabores absolutamente increíbles!

jueves, 7 de mayo de 2015

domingo, 3 de mayo de 2015

final de temporada (parte I)


Las dahlias fucsias y detrás las fieles zinnias. 
Avanza el otoño, lento pero seguro. Después de una buena lluvia la temperatura vuelve a bajar y parece que esta vez sí se acerca el final de temporada. De cualquier manera las flores no piensan abandonarnos por ahora, no al menos, hasta que caiga la primera helada. 
Las salvias son como siempre grandes protagonistas de esta estación, pareciera que los días más cortos y las temperaturas en descenso, les encantan. Sobre todo para aquellas de día corto, como ser la Salvia 'Anthony Parker' que empieza a abrir sus flores recién a comienzos de abril. Es una planta enorme, muy parecida a la S. leucantha , pero de color azul. 
Salvia 'Anthony Parker'

En el cantero hay bastante caos, pero lo dejamos ser...! Me gusta ver las plantas desparramarse y avanzar sin prejuicios, pronto vendrá la poda y el orden, por ahora gozan de total libertad.

La Salvia 'Van Houttei', otra gran incorporación al cantero, en otoño se roba todas las miradas.. 

Una de las cosas que más me gusta del otoño es la luz, que se torna muy cálida y además como el sol va más bajito el contraluz en las flores, las hojas, las espigas, es increíble.  

Y así como en el cantero, en la terraza de ladrillo también las plantas crecen con libertad. En este caso las Nicotiana silvestris, que se va resembrando en las grietas del los ladrillos y crecen con alegría, gracias a la tierra negra que tiene debajo. Otro espectáculo para disfrutar en las diferentes horas del día.