domingo, 22 de marzo de 2015

bienvenido otoño 2015 !!


Este año con una sincronización casi perfecta, llegó el otoño. Y digo perfecta, porque justo el 21 de marzo bajó la temperatura 10 grados!! Aunque no llueva las flores respiran aliviadas el nuevo aire fresco. Así se veía el cantero hoy a la tarde. Es un caos de flores, pero por ahora las dejamos ser. Ya llegará el tiempo de levantar todo y hacer orden.



























Las Salvia 'Indigo Spires'  (gracias a la poda de enero, hoy impecables), las verbenas blancas, alguna que otra Nicotiana silvestris brillan en los canteros nuevos. Los agapantos acompañan con su follaje.

Con gran alegría,  por primera vez cosechamos manzanas!!! 

La bandeja llena...y todavía hay más!!! 



Y mientras se cocina la torta, desde adentro, sigo disfrutando el otoño!   

lunes, 16 de marzo de 2015

fin de verano caluroso...y seco!





























Hace mucho calor, la temperatura no afloja, y la lluvia - en Buenos Aires - se hace desear. En casa las mangueras no paran, con el regador oscilante (foto) o simplemente dejando inundar algunos sectores, así vamos paliando la sequía.
Además de la necesidad visible de agua en las plantas...por qué es importante el riego en esta época?
Estamos entrando en el último tramo de crecimiento de las plantas antes de la llegada del reposo invernal. A medida que la temperatura va bajando, las plantas están más cómodas y largan unos buenos brotes, que el calor agobiante del verano tenía reprimidos. Es por eso que una buena lluvia o en su defecto el riego, ayudan a las plantas a aprovechar al máximo este tiempo.
También hay muchas plantas (como las salvias) que en el otoño, dan su mejor floración.
Estar bien hidratadas, les evitará además, el estrés que les produce esa situación y que podría ponerlas más propensas a contraer enfermedades o a ser atacadas por plagas.
Así que, a arremangarse y a ponerse a regar, que el verano aún no terminó....!

sábado, 7 de marzo de 2015

festival de berenjenas

Berenjena blanca redonda: absolutamente bella.
Este verano las berenjenas son las protagonistas de la huerta gracias a Paula, una alumna muy aplicada que hizo almácigos de un montón de variedades y las compartió con sus compañeras y conmigo. Gracias a ella pude amigarme nuevamente con esta hortaliza tan particular y de colores maravillosos. Y digo amigarme porque son plantas difíciles en su arranque, es decir les cuesta germinar (necesitan bastante calor) y una vez que germinaron, hasta que no comienza el verano, se mantienen chiquitas en el cantero.  
Hay muchas variedades, casi todas en los tonos de violeta, lila o blanco, y con diferentes formas también. 
Es interesante saber que las berenjenas son parientes cercanas del tomate, de la papa y del pimiento, todas pertenecen a la familia de las Solanáceas. Saber este dato permite conocer en muchos casos las características de las plantas y sus requerimientos. 
Berenjena 'Black Night'
Si bien el arranque es lento, una vez establecidas las plantas y comenzado el verano, se largan a florecer y a fructificar velozmente. 

Si uno observa las flores puede identificar fácilmente a los parientes (entre ellos el lindísimo Solanum rantonnetti anteriormente mencionado en el blog). En el tomate, la flor es amarilla pero la morfología de la misma es bastante similar, y si observamos a las papas en flor podremos encontrar también muchas similitudes. 
Al igual que en tomate, el pinzado de los brotes axilares, ayuda a un mejor desarrollo de los frutos. 
En relación al cuidado de las mismas, aunque no son plantas tan altas como los tomates (miden entre 50 y 80 cm de altura), será necesario colocarles un tutor para que las sostenga cuando estén cargadas de frutos, porque sino podrían quebrarse. También si lo que se busca es producir frutos grandes, el pinzado de los brotes axilares es una práctica muy conveniente para lograrlo. Esta tarea puede hacerse semanalmente o cada 15 días. 
Así quedan los tallos luego del pinzado o poda de los brotes. 

Si se dejan pasar muchos días, los brotes crecerán y la poda será más violenta, es por eso que conviene hacerla semanalmente. Las plagas, al ser verano, están a la orden del día, pero como la producción es continua, es mejor usar métodos orgánicos como la tierra de diatomeas, el agua jabonosa o el alcohol de ajo.  
Pura emoción, es es lo que siento al ver estos colores. Ahora, a cocinar los fideos con berenjenas que me enseñó mi amiga Mechi y que compartí en el libro (Huerta y Cocina pág. 260), o tal vez unas berenjenas al horno con ricota, o las ricas milanesas que nos prepara Beni. 
Así viene el verano, cargado de frutos espectaculares, entonces los seguiremos aprovechando hasta que llegue el frío y con él nuevos cultivos en la huerta.     

viernes, 6 de marzo de 2015

sábado, 21 de febrero de 2015

Polygonum aubertii = Fallopia baldschuanica: una trepadora veloz


Vista del Polygonum  cubriendo casi toda la pérgola (tomada desde arriba). 




























Cuando recién nos mudamos a nuestro jardín, mi amiga Chola me regaló esta planta trepadora que planté en un cerco, pero que luego fui perdiendo de vista y finalmente desapareció. Hace un par de años la volví a encontrar en algún vivero (ya no me acuerdo cual) y decidí plantarla en la pérgola, donde recibiría más sol y seguramente crecería mejor.
Así fue, y no solo eso, tomó tal confianza que subió sobre la olea fragans (este invierno tomaremos cartas en ese asunto) y ahora está cubriendo parte de su copa.
Esta trepadora tiene varios nombres comunes, uno de ellos : correquetepillo, me pareció muy gracioso porque demuestra el hábito de crecimiento veloz que tiene.  



























Puede crecer hasta 10 metros de altura, las ramas adultas son semi leñosas y en invierno su aspecto no es tan lindo, pero desde el comienzo del verano y hasta el otoño se cubre de estas flores dulcemente perfumadas que tienen la apariencia de espuma.




























Tolera el pleno sol y la media sombra, y no es exigente en cuanto a suelos. Es bastante invasora por lo cual conviene mantenerla controlada sobre algún cerco, pérgola estructura. También puede usarse como cubresuelo. A fines de invierno recomiendo podarla fuertemente para renovar sus ramas y mantener su crecimiento acotado.

domingo, 15 de febrero de 2015

el turno del eucalipto

Cuando compramos el terreno hace un poco más de 20 años, había en él este majestuoso eucalipto. En un primer momento tuve la tentación de sacarlo, y mi amiga Cristina Le Mehauté me dijo algo muy cierto: "él estaba acá antes que vos, por qué no elegiste un terreno sin árbol?" . Así que ahí quedó casi protagonista y a la frase de Cristina yo agrego una propia: "respeto a los mayores!".  
En este tiempo sufrió un par de podas para controlar un poco su tamaño y ayer le tocó (creo) la mejor poda de su vida..! 
El protagonista de esta historia es Luis Alfonso, un podador de pura cepa y muy buen conocedor de la materia. Con él compartimos criterios estéticos y funcionales. Así que luego de unas charlas para ver cómo iba a encarar el trabajo, se puso manos a la obra. Por supuesto con todos los recaudos en cuanto la seguridad suya y de sus ayudantes, y también cuidando las construcciones y plantas aledañas. 
Con paciencia y cuidado, afeitando toda ramita que se le cruzaba en el camino, avanzó con el corte de las ramas largas.
Subiendo y bajando..... hay que estar en plena forma! 

El equipo de tierra iba cortando limpiando y organizando las ramas a medida que caían. 

Solo queda una, ya casi está listo.

Así quedó el eucalipto, en su lugar  pero podado, ahora solo resta esperar a que brote nuevamente. 
Ya nadie cuestiona su presencia pero sí deberemos podarlo más seguido, idealmente en ésta poca en que la caída de hojas puede tornarse un verdadero dolor de cabeza.  
Y lo mejor de todo, es que además tendremos buena leña en el invierno! 

domingo, 8 de febrero de 2015

cítricos: cuidados y plagas de verano

La poda de ramas largas y vigorosas ayuda al árbol a concentrar su energía en el engorde de los frutos.




























Para quienes vivimos en climas templado-cálidos, subtropicales y tropicales, tener un árbol cítrico que nos de fruta es posible (...aunque a veces nos de dolores de cabeza!).  Estos arbolitos de follaje perenne suelen florecer en la primavera y fructificar durante el otoño-invierno siguiente.
Como no son árboles muy grandes, caben tanto en jardines grandes como pequeños, y también en macetas. En casa tengo varias especies plantadas por diferentes lugares: limonero, naranjo de ombligo, naranjo de jugo, mandarino y kinoto.
Son árboles susceptibles al ataque de diversas plagas, algunas muy molestas y difíciles de erradicar otras menos complicadas.
Durante el verano pueden producir ramas largas y vigorosas que conviene podar para que el árbol concentre su energía en la producción de frutos (que ya se ven en las ramas). Además con la poda mantenemos su tamaño y la fruta queda más al alcance de la mano.