sábado, 18 de abril de 2015

guayaba (Psidium guajava)




























La guayaba es una de esas frutas exóticas que conocí gracias a mi vieja (y a mi viejo también, ya verán por qué). El jardín en donde crecí, después de la flores llegaron la huerta y los frutales, uno de ellos, el guayabo. Este pequeño arbolito que crece en zonas tropicales y subtropicales puede adaptarse al clima de Buenos Aires, siempre que lo protejamos de las heladas fuertes (sobre todo los primeros años).


Tiene hoja perenne, -muy linda por cierto- y un tronco también llamativo de corteza marrón clara y lustrosa. Cuando va terminando el verano empiezan a aparecer los frutos que maduran en forma despareja durante varios días.



























Hay que ir cosechándolos a medida que maduran y guardarlos en la heladera (se maduran muy rápido) . Pueden comerse frescos, pero yo prefiero hacerlos como le gustaban a mi padre: en almíbar.

Como nuestro árbol tiene dos años y todavía da pocos frutos, me contento con los que tengo, y después de pelarlos y sacarles las semillas, van a la cacerola haciendo capas (si hubiera muchos) con azúcar y un poquito de agua (no hace falta mucho porque la fruta libera bastante). Los dejo macerar un rato con el  azúcar y después se cocinan a fuego mediano o bajo. Como la fruta es blanda no necesita tanta cocción como un dulce. Esto es un pequeño adelanto del próximo libro: FRUTALES Y COCINA. 
Así quedan listos para hincarles el diente, qué sabrosos que son! Con un poco de crema fresca o así nomás para comérselos a cucharadas. Gracias viejos! 

viernes, 3 de abril de 2015

apuntes de principio de otoño



Aprovechando la luna es su fase más iluminada (mañana es luna llena), ayer sembré alcauciles y arvejas, ambos espero, se verán beneficiados con esta luna que favorece la floración de las plantas (y en estos dos casos lo que buscamos son buenas floraciones). También el calor inusual para esta época del año, ayudará a que germinen más rápido y entren en el invierno crecidas, con un tamaño que les permita defenderse del frío. Como casi todos los años siembro alcauciles y, aunque según dicen los expertos es mejor comprar los plantines obtenidos por división de mata, a mí me encanta hacerlos de semilla.
Algunas arvejas (de semillas que me regaló mi hermana Angela) , las sembré de asiento, directamente en el cantero que preparó José con un excelente compost. 
Semillas de arvejas en bandejas de plugs antes de ser enterradas y cubiertas por el sustrato. 
Otras semillas, que compartió Fernando generosamente conmigo fueron a los plugs, con sustrato especial para siembra, así las puedo seguir de cerca. Igual al momento del trasplante dejaré intacto su pan de tierra para que no sufran. En ambos casos las semillas deben cubrirse con 2- 3 cm de sustrato aproximadamente, porque son semillas grandes.  


Las que sembré hace una semana ya han germinado. Una nota curiosa, mi hermana Angela me contó que ella las sembró el mismo día y ya están más grandes (3 cm)....me quedé pensando y la conclusión que saqué fue que probablemente sea porque acá de noche baja mucho más la temperatura que cerca del río donde ella vive. 

En el cantero hojas para ensalada sembré hace unos días la rúcula Astro de asiento (también regalo de Fernando), ya estoy empezando a ralearla y comerla en sandwiches. Hoy: salmón, rúcula y palta. Marche uno ya!!!   
Las lechugas sembradas a fin de febrero avanzan a buen ritmo ya en su lugar definitivo. Por ahora tres variedades: 'Salad Bowl', 'Mazzuroso' y 'Blonde de Paris'. 

Orugas en dahlias. 
Pero no todo es color de rosa, también tenemos plagas, y muchas. El verano seco y caluroso trajo muchas orugas. Atacan en el cantero de flores y en la huerta. En el cantero las controlamos con Cipermetrina, en la huerta, simplemente las eliminamos a mano (hicieron estragos en los tomates!! ). 





























Igualmente.....que el ánimo no decaiga! Todavía cosechamos tomates y junto con algunas hojas de lechuga y mostaza vamos por una ensalada fresca y muy sabrosa!! Felices Pascuas para todos!!  

miércoles, 1 de abril de 2015

domingo, 22 de marzo de 2015

bienvenido otoño 2015 !!


Este año con una sincronización casi perfecta, llegó el otoño. Y digo perfecta, porque justo el 21 de marzo bajó la temperatura 10 grados!! Aunque no llueva las flores respiran aliviadas el nuevo aire fresco. Así se veía el cantero hoy a la tarde. Es un caos de flores, pero por ahora las dejamos ser. Ya llegará el tiempo de levantar todo y hacer orden.



























Las Salvia 'Indigo Spires'  (gracias a la poda de enero, hoy impecables), las verbenas blancas, alguna que otra Nicotiana silvestris brillan en los canteros nuevos. Los agapantos acompañan con su follaje.

Con gran alegría,  por primera vez cosechamos manzanas!!! 

La bandeja llena...y todavía hay más!!! 



Y mientras se cocina la torta, desde adentro, sigo disfrutando el otoño!   

lunes, 16 de marzo de 2015

fin de verano caluroso...y seco!





























Hace mucho calor, la temperatura no afloja, y la lluvia - en Buenos Aires - se hace desear. En casa las mangueras no paran, con el regador oscilante (foto) o simplemente dejando inundar algunos sectores, así vamos paliando la sequía.
Además de la necesidad visible de agua en las plantas...por qué es importante el riego en esta época?
Estamos entrando en el último tramo de crecimiento de las plantas antes de la llegada del reposo invernal. A medida que la temperatura va bajando, las plantas están más cómodas y largan unos buenos brotes, que el calor agobiante del verano tenía reprimidos. Es por eso que una buena lluvia o en su defecto el riego, ayudan a las plantas a aprovechar al máximo este tiempo.
También hay muchas plantas (como las salvias) que en el otoño, dan su mejor floración.
Estar bien hidratadas, les evitará además, el estrés que les produce esa situación y que podría ponerlas más propensas a contraer enfermedades o a ser atacadas por plagas.
Así que, a arremangarse y a ponerse a regar, que el verano aún no terminó....!

sábado, 7 de marzo de 2015

festival de berenjenas

Berenjena blanca redonda: absolutamente bella.
Este verano las berenjenas son las protagonistas de la huerta gracias a Paula, una alumna muy aplicada que hizo almácigos de un montón de variedades y las compartió con sus compañeras y conmigo. Gracias a ella pude amigarme nuevamente con esta hortaliza tan particular y de colores maravillosos. Y digo amigarme porque son plantas difíciles en su arranque, es decir les cuesta germinar (necesitan bastante calor) y una vez que germinaron, hasta que no comienza el verano, se mantienen chiquitas en el cantero.  
Hay muchas variedades, casi todas en los tonos de violeta, lila o blanco, y con diferentes formas también. 
Es interesante saber que las berenjenas son parientes cercanas del tomate, de la papa y del pimiento, todas pertenecen a la familia de las Solanáceas. Saber este dato permite conocer en muchos casos las características de las plantas y sus requerimientos. 
Berenjena 'Black Night'
Si bien el arranque es lento, una vez establecidas las plantas y comenzado el verano, se largan a florecer y a fructificar velozmente. 

Si uno observa las flores puede identificar fácilmente a los parientes (entre ellos el lindísimo Solanum rantonnetti anteriormente mencionado en el blog). En el tomate, la flor es amarilla pero la morfología de la misma es bastante similar, y si observamos a las papas en flor podremos encontrar también muchas similitudes. 
Al igual que en tomate, el pinzado de los brotes axilares, ayuda a un mejor desarrollo de los frutos. 
En relación al cuidado de las mismas, aunque no son plantas tan altas como los tomates (miden entre 50 y 80 cm de altura), será necesario colocarles un tutor para que las sostenga cuando estén cargadas de frutos, porque sino podrían quebrarse. También si lo que se busca es producir frutos grandes, el pinzado de los brotes axilares es una práctica muy conveniente para lograrlo. Esta tarea puede hacerse semanalmente o cada 15 días. 
Así quedan los tallos luego del pinzado o poda de los brotes. 

Si se dejan pasar muchos días, los brotes crecerán y la poda será más violenta, es por eso que conviene hacerla semanalmente. Las plagas, al ser verano, están a la orden del día, pero como la producción es continua, es mejor usar métodos orgánicos como la tierra de diatomeas, el agua jabonosa o el alcohol de ajo.  
Pura emoción, es es lo que siento al ver estos colores. Ahora, a cocinar los fideos con berenjenas que me enseñó mi amiga Mechi y que compartí en el libro (Huerta y Cocina pág. 260), o tal vez unas berenjenas al horno con ricota, o las ricas milanesas que nos prepara Beni. 
Así viene el verano, cargado de frutos espectaculares, entonces los seguiremos aprovechando hasta que llegue el frío y con él nuevos cultivos en la huerta.     

viernes, 6 de marzo de 2015