lunes, 8 de febrero de 2016

en tiempos de sequía...algunos consejos de riego.

En estos días de verano en los que escasea el agua y el sol castiga, me pareció interesante aclarar algunos puntos sobre el riego, o por lo menos compartir lo que pienso y practico en mi jardín. 
El agua y su cuidado es hoy en día todo un tema, entonces qué hacer? Hay regiones como por ejemplo donde yo vivo, en que no hay problema con el suministro de agua. Pero por eso vamos a derrocharla? 
Por otro lado todos queremos tener el jardín verde y lozano, especialmente si hemos gastado unos cuantos pesos plantándolo y cuidándolo,  entonces ... qué hacer? 
Veo también muchas personas que gastan fortunas en instalar sistemas de riego por aspersión con consecuencias no siempre buenas, sobre todo cuando llega el otoño y las plantas comienzan a morir por exceso de agua. Y muchas veces lo que se gasta en instalar un sistema de riego, se ahorra en calidad de tierra!!!  

Hice unos dibujos que espero sirvan de ejemplo y puedan graficar sencillamente los cuidados y necesidades básicas de las plantas en lo que a riego se refiere. 

No me gusta dar fórmulas de riego, creo que lo mejor es conocer el propio terreno, las plantas que hay plantadas y sus necesidades.  Reconocer el suelo es fundamental, ya que no es lo mismo un suelo arenoso o rocoso que un suelo franco o que un suelo arcilloso. 
A medida que uno le va tomando el ritmo al jardín se va dando cuenta cuáles son las zonas o las plantas que necesitan más riego. La mejor receta es hacer pequeños pozos para chequear la humedad del suelo. 
Otro punto fundamental es evaluar la edad de las plantas, una planta nueva va a necesitar mucha más atención y agua que un ejemplar más viejo, eso hará que optimicemos los recursos a la hora de regar. 

Es común ver que la gente instala un riego en el jardín y lo programa para regar todos los días o mismo dos veces por día.......!!! Un riego muy frecuente y de poco tiempo hará que el césped y las plantas desarrollen raíces cortas y superficiales. En tiempos de sequía (o riego roto) estas raíces no podrán resistir, en tanto que si regamos con menor frecuencia pero más tiempo obligaremos al césped y plantas a formar raíces mas largas, que a su vez contribuyen a abrir el suelo.  

Otro de mis cuestionamientos a los sistemas de riego es que muchas veces no contemplan lo que están regando. Si el riego es considerado un complemento al riego o cuidado manual, está todo bien, ahora, si creemos que el riego va a suplir todas las necesidades de agua  de las plantas perfectamente, entonces no estoy de acuerdo. Hay que tener en cuenta que muchas veces hará falta regar con manguera los árboles y arbustos para que el agua llegue a sus raíces más profundas. 
Si me preguntan cuál es mejor sistema de riego para un jardín, mi respuesta siempre va a ser:  MANUAL.  Regar a mano nos acerca a las plantas en el verdadero y literal sentido, de esta manera podemos observar si atacaron las hormigas o alguna oruga por ejemplo, o si una planta necesita más agua que otra entonces podemos detenernos en ella y regarla más tiempo. 
Es cierto que para muchos regar es una tarea a veces engorrosa por el tiempo que lleva, pero para eso existen maravillosos regadores como ser el regador oscilante que cubre superficies grandes y la lluvia que da es muy buena. 
En los jardines "sin dueño" no me parece mal que existan los sistemas de riego, aunque también es cierto que cada día se tiende a construir jardines auto sustentables, en donde se usan plantas autóctonas que requieren el menor riego posible. 
Otro de los grandes mitos tiene que ver con la hora de riego. Por supuesto que regar a plena luz del día no es lo ideal, ya que además de haber mucha pérdida de agua por evaporación, la combinación de agua más calor no es buena para las plantas. Siempre será mejor regar temprano a la mañana o a la tarde cuando cae el sol. 

jueves, 14 de enero de 2016

bienvenidas flores de resiembra espontánea!


Las escabiosas llegaron al jardín regaladas por mi amiga Mechi y aquí se quedaron, resembrándose espontáneamente por  varios rincones del jardín. 
Una de las cosas más lindas que tiene la jardinería es la sorpresa de descubrir cada día flores nuevas que nacen en nuestro jardín. Muchas veces esto ocurre porque plantamos alguna planta que vimos en el vivero o que nos recomendaron, otras, simplemente porque sembramos semillas que nos regalaron o que compramos en algún viaje. 
El cantero que rodea a la huerta se compone de algunas plantas que si bien son herbáceas perennes( echinaceas,  gauras, verbenas bonariensis ),  se resiembran también por todo el cantero dándole un aspecto bastante salvaje.
Desde hace ya varios años que en mi jardín, además de las herbáceas perennes, hay muchísimas plantas de ciclo anual que se resiembran espontáneamente en los diferentes canteros, dándole al jardín un aspecto más suelto y natural. Eso, creo yo, es la clave por la cual este tipo de plantas cada día van cobrando más importancia y lugar en el paisajismo. Hace muchos años los canteros se componían de flores anuales o de estación que se compraban en los viveros y se plantaban en los canteros prolijamente. Había flores que se plantaban en el otoño como ser las violas, las prímulas y las violetas de los alpes y que luego se cambiaban a fines de primavera por las anuales de verano: copetes, zinnias, ageratum, etc. De esta manera los canteros quedaban siempre prolijos y floridos (aunque un poco estáticos). La aparición de las herbáceas perennes fue desplazando de a poco este tipo de "flores de estación"y comenzó a verse con mejores ojos el paso de las estaciones en los canteros y aceptando que en algún momento del año no hubiera flores en el jardín y se sintiera el invierno. 

Si bien las Echinaceas son herbáceas perennes, se comportan de manera salvaje resembrándose por cualquier rincón del cantero.
Una vez instaladas y contentas, florecen y semillan con naturalidad. A medida que se van secando los frutos, las semillas caen y pasan el invierno en el suelo, comenzando a germinar a partir de mediados de la estación fría. 
Las Nicotianas sylvestris se van desplazando por el jardín con total naturalidad.
Lo mejor que le puede pasar a una planta de estación o flor anual, es encontrar en el jardín su lugar y sembrarse sola en el momento que la temperatura es la ideal para ella, o sea " encontrar su propio ritmo ". Ya sea en las grietas de un piso de ladrillo o lajas, o en un cantero, las plantas germinarán dónde y cuándo se sientan a gusto. 

Cuál es tal vez el mayor desafío?  NO arrancar esos plantines pensando que son malezas, luego, ralearlos o entresacarlos si fuera necesario para que cada uno pueda desarrollar toda su dimensión y florecer plenamente. 

Algunas plantas como las Nicotianas soportan tanto el frío como el calor, con lo cual germinan y se desarrollan prácticamente durante todo el año. 
Los Erigeron annus (el de más arriba) y las Nicotianas sylvestris, germinan por todos lados y por suerte toleran muy bien el trasplante, con lo cual se pueden reubicar en el cantero o en otros lugares del jardín. 
El Erigeron annus es una anual cuyas semillas cruzaron el Atlántico hace unos años. El primer año las sembré, cuidé y vigilé de cerca hasta que florecieron. A partir de esa primera floración, ya se quedaron en el jardín -creo yo-, para siempre. 
 Florece desde la primavera hasta fines de verano. Esa larga floración y su aspecto silvestre la hace muy atractiva. 
Este año avanzaron demasiado en el jardín y "coparon" literalmente todo el camino de ladrillos. 






El Cosmos es otra anual que se resiembra sola fácilmente , es una anual de la estación cálida. Con las primeras heladas desaparece, y vuelve a germinar en la primavera y  el verano.
Para cosechar las semillas hay que dejar que se maduren bien en la planta. En la mayoría de los casos no es necesario que se sequen por completo en la planta, una vez formadas y gorditas, las semillas pueden guardarse en un sobre de papel en un lugar seco y fresco.
Esta foto del cantero en primavera muestra como anuales y herbáceas perennes hacen buenas combinaciones. En primer plano dos salvias violetas y después la Orlaya grandiflora, otro descubrimiento que hice este año con semillas que vinieron de Inglaterra y que dieron muy buenos resultados. 
Acá se la ve a plena flor a fines de noviembre. Hoy estamos arrancando las plantas ya secas y almacenando las semillas. 


Estas semillas son las estrellas este año, florecieron mucho y semillaron muy bien. Veremos cómo se comportan la primavera que viene (seguimos en estudio!).

Las salvias pratensis también van a sobres para siembras futuras.
Así se transforma la casita (el aula)  en el verano.  Sobre la mesa, las varas de las anuales que arrancamos comienzan a secarse. Después irán al sobre identificado.
Las Nigellas también florecieron en la primavera y ya fueron arrancadas. 
Las escabiosas siguen floreciendo así que no arrancamos la planta completa, solamente sacamos las varas florecidas para juntar las semillas. 

El Erigeron annus tiene semillas minúsculas (al igual que la manzanilla), y al soportar muy bien el trasplante casi es mejor dejarla que se siembre sola y después regalar los plantines o reubicarlos en el jardín. 
























Me despido con un primer plano de la Gaura, que si bien es una herbácea perenne, se resiembra también salvajemente por todo el jardín.

martes, 22 de diciembre de 2015

sábado, 12 de diciembre de 2015

domingo, 6 de diciembre de 2015

una primavera a plena flor....!

El Verbascum 'Snow Maiden', se hizo desear, pero finalmente floreció (y como). 
Con días increíblemente frescos para esta fecha en Buenos Aires, la primavera sigue avanzando y las flores agradecidas siguen desplegando su belleza a buen ritmo. Ya llegarán los días de calor y agobio, pero mientras tanto disfrutamos de un clima inusual y de unos colores increíbles, en los canteros, en los campos y en las banquetas!

viernes, 27 de noviembre de 2015

viernes, 6 de noviembre de 2015

Va tomando color el jardín....!

Con las espuelas de fondo, las salvias 'Indigo Spires' van largando sus primeras espigas, adelante las amapolas acaparan la atención, y aunque su presencia es efímera, qué lindas que son! 




























Pareciera que finalmente llegó la primavera. Para los que vivimos en Buenos Aires, acostumbrados a temperaturas más altas en esta época del año, esta primavera fresca nos tomó por sorpresa. Y a pesar de que el arranque fue más lento, las flores llegaron!

El jardín hippie está exultante, muchas verbenas creciendo por el piso entre el canto rodado,  algunas nigellas que empiezan a abrir, las Amberboa muricata que también se sembraron solas y las espuelas siempre coladas. 
Las arvejillas que fueron sembradas asiento ya trepan por los tutores y comienzan a florecer.







Frente a la casa, el cantero principal que tan desnudo pasó el invierno, se empieza a poblar. Ya no es tiempo  de grandes cambios, solo resta seguir tutorando, arrancando algunas malezas y trasplantando las zinnias, cosmos y cleomes que con el calor no paran de germinar.  

En la huerta  en cajones, cosechamos las hojas sin parar ya que con los días de sol más largos, quieren florecer y eso no está bueno cuando los que queremos consumir son hojas. También estamos tutorando los tomates y plantando los pimientos y berenjenas. 
Las varas de mora son fuertes y sirven para hacer los tutores para tomates, arvejas y frambuesas. Duran solo una temporada pero son fáciles de armar y muy económicos.   





























El piso de ladrillos apoyado sobre tierra y arena me encanta, sobre todo para que germinen las flores en las grietas. La salvia nemerosa y las amapolas son las primeras. Atrás vendrán las Nicotianas, y los Erigeron annus, es interesante ver cómo cada año se van organizando solas, encontrando un rincón para crecer.