jueves, 21 de diciembre de 2017

Final de primavera y de año...!


La casita, sede de tantos encuentros, también entra en período de reposo. 
La primavera ha llegado a su fin, así como el año que se va terminando. Tiempo de hacer un balance sobre el estado del jardín y los nuevos cambios que se hicieron en el año. Ahora toca también volver a cargar las pilas, descansar un poco, y dejar que el ocio creativo ocupe nuestra mente. Algo bueno seguramente surgirá.

Esta imagen, del árbol del humo (Cotinus coggygria), me trae muchos recuerdos, es una planta que me regaló mi tío abuelo Alejandro. Qué lindo cuando las plantas nos llevan a recordar personas y cosas lindas!
Las dalias, muy instaladas en su nuevo lugar y estrenando también este tutor fabricado con ramas de una morera, que aparentemente resultó bueno. Veremos cómo llega al final de la temporada. 

Esta imagen, aunque repetida, sirve para verlo a comienzos de primavera, con las dalias apenas brotando. Una idea que tomé de los maestros ingleses, pero hecha a más altura porque con nuestro clima las dalias crecen más altas y robustas. Está clavado y atado también, debe quedar lo más firme posible para sostenerlas.  

Con las dalias bien crecidas el tutor no se ve, pero gracias a él, no se doblan y quiebran. 

Para las arvejillas también usamos las varillas de moras. Sin la planta se ven simpáticos, y cuando suben las arvejillas....

 ...hay que ir ayudándolas un poco con piolín a medida que crecen. Y bueno, es así, el que quiere arvejillas, tiene que dedicarle un poco más de tiempo. 

Y después.... a disfrutar! (igualmente en estos momentos ya estamos cosechando las semillas y empezando a arrancar las plantas...será hasta el año que viene!). 

Zucchinis germinando a mediados de primavera.
Es impresionante lo rápido que dan los zucchinis. Y si hace calor, mejor todavía. 

Cuando empiezan a florecer, hay que revisarlos cada día, porque los frutos crecen por minuto!! 

Frutillas recién plantadas con media sombra para una mejor adaptación. 
Las frutillas compradas en el Vivero Humus, resultaron muy buenas. Llegaron en perfecto estado, las plantamos bajo media sombra para que se aclimaten, y ya están dando sus primeras frutillas. 

La frutillas en primer plano bien brotadas y frondosas, con el tendido de tanza para evitar el ingreso de los pájaros. 
Poco a poco se va poblando esa estructura de huerta, que parecía tan grande, pero que con el avance de los cultivos de verano, parece casi que falta lugar! 
Los alcauciles hechos de semilla varían mucho en su aspecto. Estos violetas están siendo además, atacados por pulgones!!! 
Los alcauciles como siempre, una sorpresa. Esta variedad se llama Violeta, así salieron, un poco pinchudos también, pero ricos. 

Otra variedad salida del mismo sobre (es difícil que salgan iguales). Menos violenta, menos pinchuda, pero muy rica igual. 
Penstemon 'Garnet' , Verbena híbrida blanca, salvias, todas peleando por lugar y protagonismo. 
Volviendo a los canteros, las herbáceas van terminando su primavera florida. Ya pronto vendrá el tiempo de podarlas para que aguanten agazapadas el paso del calor, y brotando para dar un buen fin de verano. 
La gran vedette de la temporada: Salvia nemorosa o Savia x silvestris? Dejemos que los especialistas lo decidan. Nosotros simplemente las disfrutamos..! 

Y con esta imagen de los nobles agapantos y Salvia 'Indigo Spires', me despido, seguramente será hasta el año que viene. Les deseo todo lo mejor, mucha PAZ y FELICIDAD, a disfrutar del verano ...y descansar un poquito también!    

martes, 10 de octubre de 2017

Bienvenida primavera 2017!


Una escabiosa perenne nueva en el jardín comparte el protagonismo con las nobles espuelas de caballero.




























Finalmente luego de un invierno corto y poco frío, llegó la primavera. En Buenos Aires tuvimos pocas heladas, un final de invierno muy lluvioso y ahora pareciera que la cosa va arrancando. Como siempre la alegría está dada por las flores, que asoman dentro del verde brillante y tupido después de tantas lluvias. Por ahora todo es felicidad y expectativa....la fiesta recién comienza.




























El jardín se ve más bien verde, todavía los buxus  no fueron podados, así que algunos se ven un poco desplumados, pero está todo más que bien, la semana que viene les toca.























El jardín hippie, relajado, con algunas amapolas y espuelas, y una alfombra de verbenitas tapizando el suelo.




























En la huerta nueva ya están germinando los zucchinis y melones, también algunas chauchas y pepinos. Todo avanza a paso firme.








Los alcauciles, los sembré un poco tarde, con lo cual tal vez este año no lleguen a florecer. Las arvejas están como locas, ya empezando a engordar sus vainas y más atrás se ven los tutores para las chauchas y pepinos hechos con las varas de mora.





Hay también otras novedades, como las frutillas recién plantadas (tarde pero seguro) y unas frambuesas y zarzamoras sin espinas, todas venidas desde el Bolson del Vivero Humus, especiales! Estoy ansiosa por verlas florecer y fructificar, pero por ahora vamos paso a paso, cubiertas con esta media sombra para que se adapten mejor.



























En la huerta adentro, las mostazas se están descontrolado, así que para evitar que florezcan y sigan dando hojas para la ensalada, decidí podarlas bien abajo.
























































Podando permanentemente las hojas lo que se busca es que la planta use su energía en reponer follaje (o sea las hojas para la ensalada). Si, por el contrario se deja florecer, lo que va a pasar es que la planta usará su energía en las flores y no en las hojas, con lo cual dejará de producir buenas hojas, éstas se achicarán y se pondrán en algunos casos muy duras.

Después de podadas, el panorama no es el mejor, pero lo bueno es que pronto vendrán las hojas nuevas y tiernas. Esta poda es la misma que se hace en las acelgas, en la rúcula y en las lechugas de corte. 


En la punta de un cajón, dejé florecer algunas rúculas para obtener semillas frescas, los plantines de tomate van pidiendo permiso......
Otras lechugas listas para la cosecha y la acelga de colores atrás, que gracias a las podas ya nos dio un par de cosechas...y vamos por más! 
En el nuevo jardín de flores, un tutor de moras en forma de cuadrícula, espera a las dalias que ya vienen brotando debajo. Hay molucellas, y algunas variedades nuevas de flores.....
...además de las arvejillas creciendo sobre las pirámides de mora también. Este fin de semana les pusimos unos piolines para ayudarlas a agarrarse en sus primeros pasos sobre el tutor. 
Con esta imagen de orlayas, borraja y espuelas de caballero de fondo, me despido hasta el próximo post. Espero que sea pronto...buena primavera! 

miércoles, 26 de julio de 2017

Invierno, sí, invierno.

La mirada de Dama que parece decirlo todo, es tiempo de descanso, dejame dormir. 



























Queridos amigos jardineros, llegó el tiempo de pausa. Hay cambios y trabajos en curso que abajo les mostraré, pero la realidad es que el jardín no está muy lindo para ver.
¿Tiene que ser así? Y bueno, es lo que pasa a veces cuando el clima está lluvioso, frío, y el jardín está en remodelación. Y además cuando sus canteros se componen de anuales y herbáceas perennes que tienen derecho a descansar también!
Es una pausa que se impone, sola. Hay barro, humedad y frío (de a momentos). Está bueno descansar, acompañemos esa pausa a la que nos invita la naturaleza. Y disfrutémosla, es necesario cargar las pilas para lo que vendrá. Agosto impondrá indefectiblemente, otro ritmo.



Empecemos por el principio. A partir de la compra de una nueva franja de tierra surgió un proyecto nuevo, y eso nos obligó a reubicar algunas rosas. Por eso acá estamos marcándolas con José antes de levantarlas y podarlas.


Cuando las rosas estén fuera de su lugar y podadas, ya no podremos identificarlas, por eso es importante hacerlo antes de levantarlas.
 Se viene una nueva huerta, más grande y sólida. Espero que ésta dure muchos años. Así las construyó José, con dedicación y paciencia. 
De quebracho, de dos pulgadas de espesor, por el alto de la tabla (24 cm). 
Bien unidas y clavadas al suelo para que no se muevan, con bulones pasantes. Da más trabajo par construir, pero la idea es que sea sólida. 

Son muchos cajones para rellenar, así que recurrimos a todo el material verde compostable que tuviéramos a mano. Primero una buena base de papel del diario (10 capas al menos) para evitar que pudieran surgir malezas o pasto por debajo, (aunque por supuesto el césped ya estaba re muerto).


Al mejor estilo "huerta lasagna", fuimos sumando capas de hojas de otoño, compost todavía no terminado, y una última capa de compost zarandeado listo para sembrar o plantar. 
Otro nuevo capítulo es la futura pradera. Todo empezó con la eliminación de la gramilla, luego, una capa de cama de caballo (a esta altura ya quemada) y al final el momento más esperado, preparar unas mezclas de semillas, algunas de flores de casa y otras compradas,...y a sembrar. 

Esta es una de las mezclas: cebadilla, flechilla, trébol rojo, lotus, ryegrass...esta sería la parte que conformará la pastura propiamente dicha, todo esto más las flores. 
Después de varias semanas, este es el panorama. ¿Demasiado densa la siembra? ¿Muchas malezas que están generando competencia? Para mí ésta es mi primera prueba, aprenderé de los errores (que espero no sean demasiados). En todo caso será una nueva sorpresa y experimento. Un punto de partida para ver cómo podemos manejar en nuestro suelo y clima estas nuevas praderas floridas que están copando el mundo del paisajismo. 

También estamos de estreno. El nuevo mini invernadero hecho con un juego pasamanos, ya en desuso. Con la ayuda de Luis y su soldadora, así quedó la estructura armada y luego cubierta con un buen polietileno. Si bien en Buenos Aires el invierno no es tan duro y largo como para justificar la construcción de un invernáculo, en casa nos vino muy bien para el inicio de varias siembras de flores nuevas,  y para los gajos. 

Cada espacio -arriba o debajo de las mesadas-, es aprovechado. El polietileno les otorga un ambiente con mayor humedad y a la vez los protege de las heladas repentinas. Salvias, hortensias, buxus, hay mucho en camino. 
Y también las lechugas recién trasplantadas, gozan de esta primera etapa de transición un poco más mimadas. 
Apuramos un poco las arvejillas que sembramos tarde....

Y los alcauciles, que aunque es también tarde, espero que lleguen a dar algunos pimpollos este año. 

Así vamos avanzando de a poco, a pulmón, pero disfrutando el proceso. 

En el jardín principal, el cantero está en su momento mas bajo. Los buxus con su verde casi fosforescente le dan un poco de luz a las tardes grises y lluviosas.

Para despedirme, algunas alegrías de siempre en la huerta cercana a la cocina. Las lechugas, mostazas y rúcula, generosas como siempre en esta época. 
Y los brócolis ya a punto de ser cosechados también. Las coles son ideales para cultivarse en los meses fríos, ya que no tienen el problema de los pulgones, siempre tan molestos! 

Y el repollo mini cole F1, que me encanta!!! 

Es así: un poco de descanso, un poco de trabajo y algunos regalos, como la cosecha de la huerta y la bellísima Magnolia x loebneri 'Merril' que afortunadamente a pesar de las heladas, sigue floreciendo.