domingo, 28 de mayo de 2017

Otoño desde adentro....

Mis queridos amigos jardineros, finalmente parece que el otoño va llegando a Buenos Aires. Esta es una de mis estaciones preferidas, no solo por los coloridos, sino también por lo que implica en cuanto a tareas de renovación en el jardín. 
Pero si el tiempo no acompaña, me quedo adentro, prendo la chimenea y simplemente miro por las ventanas y disfruto de los colores desde adentro. 
Es interesante analizar el jardín en cada estación del año: el otoño con sus increíbles coloridos y el contraste con los follajes perennes, el invierno desnudo con el sol entrando en cada rincón, momento en el que las formas cobran mucha importancia, desde las siluetas desnudas cuyas sombras se dibujan en el pasto hasta los volúmenes de las plantas que no pierden sus hojas,  la primavera con sus canteros y flores a pleno, y el verano con el calor y los árboles tan necesarios para dar abrigo del sol.  

Y sí, a partir del otoño estamos más tiempo adentro que afuera, entonces vale la pena tomarnos un rato y ver de qué manera podemos mejorar esas vistas o simplemente relajarnos y disfrutarlas (aunque siempre hay algo para retocar). 
En la cocina tengo un ventanal grande desde donde se aprecia una parte importante del jardín, cantero principal y parte de la huerta.   

También algos arbustos y árboles que parecieran querer entrar y sentarse con nosotros en la mesa.

Hacia el este desde la cocina ahora se ve el ciprés calvo (Taxodium distichum) que empezó a ponerse color óxido, abajo los Viburnum odoratissimum, un Viburnum suspensum, y la Iochroma a la derecha, hacen un marco y apoyo verde para que se destaque mejor el colorido.

Desde la puerta de la cocina saliendo hacia el jardín , el Acer buergerianum que plantamos hace dos años ya está formando una pequeña copa. La línea de bus que plantamos el año pasado va tomando cuerpo. 

Haciendo zoom por uno de los cuadrados del ventanal de la cocina, se ve la huerta, hoy recobrando el verdor con las hojas de invierno (lechuga, rúcula, mostaza, brócoli, repollos).

Hacia el oeste las salvias siguen en flor hasta que caiga la primera helada, hacen un lindo contraste con el bloque de buxus y las columnas verde oscuras con jazmín de leche. Mientras, Dama se va turnando de puerta y ventana para salir en la foto!!!! 

Por la ventana del comedor asoman las florcitas del Solanum rantonetti, tan noble siempre florido. Más atrás los buxus y las salvias sobre un césped todavía verde.....hasta que el termómetro marque bajo cero. 

martes, 16 de mayo de 2017

domingo, 2 de abril de 2017

Campo, flores, mariposas...Mainumbí otra vez!

El jardín de mariposas plantado y cuidado por Nicolás, es una pradera muy florida que se llena de mariposas a determinadas horas del día. 




























Nuevamente tuve la oportunidad de visitar el jardín y vivero de Vivian y Nicolás Mulcahy en 9 de Julio, provincia de Buenos Aires. Un lugar en donde la naturaleza y la mano del hombre se unen de manera armónica.
Aprovechando el clima otoñal de Buenos Aires que es tan agradable y permite que las floraciones se potencien y se prolonguen hasta la llegada de las primeras heladas (que en general son a fines de mayo), partimos cámara en mano para ver los cambios en su jardín y las novedades en cuanto a gramíneas, dalias y herbáceas perennes nuevas.





























La primera parada obligada en la ruta para sacar algunas fotos de los "rollos" de fardos, atrás el molino tan típico y pampeano. 





























Volviendo a la pradera de Nicolás, las salvias y los miscanthus disfrutando de su mejor momento.





























Y por supuesto con la guía de Nicolás empezamos a descubrir algunas orugas de la mariposa Papilio thoas o limonero , aprendiendo en el relato las plantas en donde se hospeda, y descubriendo los diferentes estadíos. Este es tal vez el más impresionante....


Nos cuenta Nicolás que como a veces alguna especie de avispa deponen sus huevos en las orugas interrumpiendo su ciclo, él las pone al resguardo para que puedan completarlo y cuando nacen las mariposas las suelta en el jardín. Todo un espectáculo. 

Otra reina del "mariposario" es la mariposa Monarca, famosa por su longevidad y sus cualidades migratorias, es el insecto que hace las migraciones más extensas volando hasta 3000 km desde Canadá a México. Algo que aprendimos muy interesante es que las mariposas liban en flores de diferentes plantas pero ponen sus huevos en general en una planta específica (planta hospedera), allí nacen las orugas y se alimentan hasta formar la crisálida. En el caso de la Monarca, la planta hospedera es la Asclepias. 

Nicolás recorriendo el cultivo de dalias, el trabajo en Mainumbí es intenso y compartido .

Los senderos de pasto entre la pradera para las mariposas permiten recorrerla y ver las protagonistas más de cerca. Más atrás bajo unos árboles, las colmenas. 

Vivian, la gran "hacedora" junto con Nicolás, podando dalias marchitas en el cantero principal, originalmente plantado y cuidado por la madre de Nicolás. Para nosotros se veía muy bien, pero ella detectaba a lo lejos las dalias secas. El quitar las flores marchitas, no solo es una cuestión estética sino que además incentiva a la planta a dar nuevas flores. 

Tanto en el cultivo como en el cantero las dalias están todas tutoradas, ya que el peso de las flores hace que sus tallos blandos se tuercen y quiebren fácilmente. 
Las salvias son también importantes partícipes en los canteros y siendo que dan una floración importante en el otoño, la combinación con las dalias resulta muy interesante. 

Uno de los canteros principales solamente de flores blancas, en primer plano las semillas del "tare" o "cebollajo", atrás las dalias enanas simples blancas, haciendo el borde del cantero. 

El cantero principal plantado mayormente con herbáceas perennes y bulbosas, organizadas por colores, al estilo Gertrude Jeckyll, desarmando cada color en sus gamas en cada sector, antes de pasar a otro. 

El estanque, que data de la época de la madre de Nicolás, es también un rincón muy lindo para tomar una pausa y apreciar el jardín desde otro ángulo. 

Nenúfares en plena floración. 

Mario Romero en plena tarea de mantenimiento de las dalias. 
Las plantación de dalias nuevas, requiere una atención casi diaria, cortando flores marchitas, acomodando tutores o desmalezando. El suelo en esta zona de la provincia es franco, rico, ideal para cultivar todo tipo de plantas, así que crecen muy bien en el suelo natural sin la necesidad de agregar fertilizantes. 

Angela Copello en acción, su ojo y lente fundamentales para captar las mejores imágenes.


Humildemente me despido con esta belleza de dalia pompón. Hasta pronto! 

DATOS ÚTILES: Mainumbí recibe visitas de grupos con cita previa. Para más información escribir a vivian.mulcahy@gmail.com

domingo, 19 de febrero de 2017

la alegría de ser jardinero (1º entrega)


Es sabido que con la edad uno se pone más reflexivo, así que a partir de hoy voy a compartir con ustedes algunos pensamientos y alegrías que me da permanentemente este oficio y debido a lo cual creo que nunca voy a dejar de ser sencillamente JARDINERA.   
Sin ir más lejos y tratando de poner ejemplos a mis palabras,  ayer decidí hacer unos gajos de la Salvia guaranitica 'Argentina Skies', mientras los preparaba pensé que era una pena tirar las flores que estaban en la punta de las ramas de donde saqué los gajos. Así que las guardé y cuando terminé fui a cortar unas rosas Tchaivosky y enseguida puse todo en esta jarra de cerámica para traer un poco del jardín a mi cocina . Así de simple. 

La preparación de los gajos de Salvia, tantas veces vista. Pero esta vez decidí aprovechar todo, los gajos y las flores. 

Terminada esa tarea me puse a arrancar las plantas viejas de Scabiosas que crecieron espontáneamente entre los ladrillos (que están apoyados sobre tierra), había un par de plantas que había crecido entre este banco viejo de madera. A medida que sacaba las plantas y despejaba el área, de repente veo que en habían germinado las semillas de las escabiosas sobre el palo humedecido y con musgo!

Este espectáculo fue lo que encontré......no podía creer la belleza....! Así es queridos amigos jardineros, la generosidad y la simpleza de la naturaleza, eso es lo que me llena de alegría y me carga las pilas para seguir en este camino.

La Scabiosa atropurpurea en sus épocas de gloria y floración (primavera), creciendo insolentemente entre las sillas y bancos del jardín. Hacia medidos de verano, aquí en Buenos Aires que hace bastante calor, ya es más semilla que flor, así que prefiero arrancar las plantas y dejar que las semillas solas caigan para volver a germinar cuando se sientan a gusto.




























De cerca se ven las algunas semillas dispersas sobre el musgo y otras ya germinadas.



lunes, 30 de enero de 2017

Tomates: apuntes de verano.


Si hay algo bueno tiene la huerta en el verano, eso es los tomates
¡Qué placer es salir cada día a cortar algún que otro, o por qué no muchos, tomates: para la ensalada, para la pizza, para acompañar unos fideos con albahaca, o simplemente para comerse de un bocado de pasada por la huerta....!
Y si bien es cierto que dan trabajo, cuántos tomates dan!  
El tomate "Costolutto Genovese", es uno de los predilectos en la huerta y en la mesa, produce bastante, la fruta es sabrosa y su forma, divertida. 
Uno de los primeros puntos a considerar es cuál variedad vamos a sembrar (en el caso que iniciemos las plantas desde semilla) o plantar (si la opción es comprar los plantines). Yo particularmente prefiero iniciar las plantas de semilla, así puedo elegir la variedad que más me gusta. Eso es lo que pasa con los tomates, desde que empezamos el almácigo hasta el momento de la cosecha pasan algunos meses y muchos cuidados, es por eso que conviene elegir bien, para que la cosecha valga la pena. Después de varios años de tener huerta, ya tengo algunos preferidos y cada año trato de probar alguna variedad nueva.     

Esta variedad es un perita/cherry, no tan dulce pero sí muy productivo.
Que hace que una variedad sea buena (o valga la pena) repetir?. En primer lugar el sabor de sus tomates, pero casi a la par viene la resistencia a enfermedades, el vigor de la planta, su productividad. Entonces lo que hago es evaluar la planta en todos sus aspectos, que pueden ciertamente, variar mucho. 

 Esta es una variedad que aún no ha madurado ningún fruto. La forma es muy graciosa, veremos luego si su sabor también lo es.
Desde la siembra hasta la cosecha pasan al menos tres meses, luego la planta con el calor de verano, empieza a engordar sus frutos. 

Como siempre, la tarea semanal consiste en ir atando las ramas o brotes nuevos a un tutor firme, y a la vez pinzar los brotes axilares. Y de paso, se eliminan las hojas enfermas que pudieran encontrarse.
Las hojas enfermas restan en el funcionamiento de la planta, disminuyen su capacidad de fotosíntesis y con su enfermedad, debilitan a la planta. 

Conviene quitarlas y quemarlas o destruirlas para evitar la propagación de la enfermedad. 




A medida que las plantas crecen y con el riego permanente, las raíces podrían quedar expuestas, al aire libre, en ese caso lo mejor es ....
....agregar una buena capa de compost o humus de lombriz cubriendo la base de las plantas. Si tapamos por arriba del cuello, todavía mejor, ya que los tomates formarán nuevas raíces que le darán mayor capacidad de absorción de agua y nutrientes. Todo estos cuidados harán que la planta tenga un período de producción más largo.

 PLAGAS Y ENFERMEDADES DEL TOMATE EN VERANO
La chinche en todos sus aspectos y estados evolutivos es una insecto dañino y que debemos mantener alejada de las plantas. Ya sea con tierra de diatomeas o matándolas a mano, también actualmente se comercializa el Neem que es un remedio de baja toxicidad. 

Una de las plagas más temidas es la arañuela roja, en la foto atacando unos tomates cherry (en un estado muy avanzado de la plaga ya casi imposible de erradicar o de salvar la planta). Las arañuelas se hacen presentes cuando el clima es caluroso y seco. En un principio se encuentran en el envés de las hojas, en ataques más fuertes comienzan a tejer pequeñas telas por toda la planta.

Otras de los grandes comedores de tomates son los pájaros, en ese caso serán necesarios todo tipo de artilugios para mantenerlos alejados, desde redes, hilos y hasta un gato hambriento pude ser muy  bueno para ahuyentarlos.



























Las enfermedades más comunes y recurrentes son las manchas foliares ocasionadas por hongos o por bacterias. Lo mejor es eliminar las hojas y destruirlas.





























El oídio no es tan común , pero cuando el clima es húmedo o si se moja el follaje puede manifestarse. En cualquier caso el parámetro por el cual me guío y decido de pulverizar o no,  es analizar el estado general de la planta y el momento de producción en que está. De esta manera, si la planta es joven y recién a comenzado a producir, prefiero aplicar un fungicida, respetar los tiempos de carencia (restricciones de uso o tiempo de espera entre la última aplicación y la cosecha) y curar la planta.  Si por el contrario la planta está al final de su ciclo productivo y estamos en plena cosecha, prefiero solamente eliminar las hojas enfermas y no aplicar ningún producto.

domingo, 1 de enero de 2017