domingo, 2 de abril de 2017

Campo, flores, mariposas...Mainumbí otra vez!

El jardín de mariposas plantado y cuidado por Nicolás, es una pradera muy florida que se llena de mariposas a determinadas horas del día. 




























Nuevamente tuve la oportunidad de visitar el jardín y vivero de Vivian y Nicolás Mulcahy en 9 de Julio, provincia de Buenos Aires. Un lugar en donde la naturaleza y la mano del hombre se unen de manera armónica.
Aprovechando el clima otoñal de Buenos Aires que es tan agradable y permite que las floraciones se potencien y se prolonguen hasta la llegada de las primeras heladas (que en general son a fines de mayo), partimos cámara en mano para ver los cambios en su jardín y las novedades en cuanto a gramíneas, dalias y herbáceas perennes nuevas.





























La primera parada obligada en la ruta para sacar algunas fotos de los "rollos" de fardos, atrás el molino tan típico y pampeano. 





























Volviendo a la pradera de Nicolás, las salvias y los miscanthus disfrutando de su mejor momento.





























Y por supuesto con la guía de Nicolás empezamos a descubrir algunas orugas de la mariposa Papilio thoas o limonero , aprendiendo en el relato las plantas en donde se hospeda, y descubriendo los diferentes estadíos. Este es tal vez el más impresionante....


Nos cuenta Nicolás que como a veces alguna especie de avispa deponen sus huevos en las orugas interrumpiendo su ciclo, él las pone al resguardo para que puedan completarlo y cuando nacen las mariposas las suelta en el jardín. Todo un espectáculo. 

Otra reina del "mariposario" es la mariposa Monarca, famosa por su longevidad y sus cualidades migratorias, es el insecto que hace las migraciones más extensas volando hasta 3000 km desde Canadá a México. Algo que aprendimos muy interesante es que las mariposas liban en flores de diferentes plantas pero ponen sus huevos en general en una planta específica (planta hospedera), allí nacen las orugas y se alimentan hasta formar la crisálida. En el caso de la Monarca, la planta hospedera es la Asclepias. 

Nicolás recorriendo el cultivo de dalias, el trabajo en Mainumbí es intenso y compartido .

Los senderos de pasto entre la pradera para las mariposas permiten recorrerla y ver las protagonistas más de cerca. Más atrás bajo unos árboles, las colmenas. 

Vivian, la gran "hacedora" junto con Nicolás, podando dalias marchitas en el cantero principal, originalmente plantado y cuidado por la madre de Nicolás. Para nosotros se veía muy bien, pero ella detectaba a lo lejos las dalias secas. El quitar las flores marchitas, no solo es una cuestión estética sino que además incentiva a la planta a dar nuevas flores. 

Tanto en el cultivo como en el cantero las dalias están todas tutoradas, ya que el peso de las flores hace que sus tallos blandos se tuercen y quiebren fácilmente. 
Las salvias son también importantes partícipes en los canteros y siendo que dan una floración importante en el otoño, la combinación con las dalias resulta muy interesante. 

Uno de los canteros principales solamente de flores blancas, en primer plano las semillas del "tare" o "cebollajo", atrás las dalias enanas simples blancas, haciendo el borde del cantero. 

El cantero principal plantado mayormente con herbáceas perennes y bulbosas, organizadas por colores, al estilo Gertrude Jeckyll, desarmando cada color en sus gamas en cada sector, antes de pasar a otro. 

El estanque, que data de la época de la madre de Nicolás, es también un rincón muy lindo para tomar una pausa y apreciar el jardín desde otro ángulo. 

Nenúfares en plena floración. 

Mario Romero en plena tarea de mantenimiento de las dalias. 
Las plantación de dalias nuevas, requiere una atención casi diaria, cortando flores marchitas, acomodando tutores o desmalezando. El suelo en esta zona de la provincia es franco, rico, ideal para cultivar todo tipo de plantas, así que crecen muy bien en el suelo natural sin la necesidad de agregar fertilizantes. 

Angela Copello en acción, su ojo y lente fundamentales para captar las mejores imágenes.


Humildemente me despido con esta belleza de dalia pompón. Hasta pronto! 

DATOS ÚTILES: Mainumbí recibe visitas de grupos con cita previa. Para más información escribir a vivian.mulcahy@gmail.com

9 comentarios:

  1. Clara qué placer viajar con tus palabras y tus fotos (y las de Ángela)
    Deliro con tener un cantero así en mi jardín (obviamente más modesto)
    Gracias a ambas por la inspiración.

    ResponderEliminar
  2. Hola Clara!
    Este parque siempre nos deleita con maravillosas imagenes. Gracias, saludos Blanca

    ResponderEliminar
  3. So beautiful, everywhere...
    Have a lovely day!
    Titti

    ResponderEliminar
  4. Hermoso!!, He visto fotos y comentarios de ese vivero en la revista jardín, todavía no lo conozco, pero hoy con tus descripciones y fotos me transporte a tan bello lugar. Gracias Clara!!, cariños, Daniela M

    ResponderEliminar
  5. preciosas imagenes, cuanto agrada ver jardines con mariposas

    ResponderEliminar
  6. hola Clara, hermoso paseo, que fotos tan lindas!! este año las dalias están preciosas, hice de semilla y estoy alucinada con todos los colores!! me encantó el último pompón, precioso!

    ResponderEliminar
  7. Hermosas las flores, muy bien logrados los espacios con macizos florales. Me encantó. Yo estoy estudiando paisajismo, empecé este año. Recién vi en el catalogo de Brinco Depot unas vallas para separar muy bonitas, pero no estoy segura si los paisajistas las usan. Este es el sitio http://www.ofertero.es/brico-depot/catalogo-4/?page=3#preview A mí se me hicieron muy lindas para separar lugares del jardín y darle un toque decorativo.

    ResponderEliminar
  8. Que maravilla ,gracias por el reportaje.
    No me canso de abrir tu blog, aunque últimamente al vivir en una pequeña aldea la señal es muy débil y tengo dificultad en abrir mi blog donde tengo los nombres de los blogs que tanto me gusta visitar.
    Un gran abrazo con mis felicitaciones.

    ResponderEliminar
  9. ¿Asi que esos gusanos horribles son orugas de mariposa??? Y yo que los aplastaba sin piedad por el asco que me daban! Ahora los voy a dejar, me encantan las mariposas, a veces aparecen de a montones en mi pobre jardin.

    ResponderEliminar